lunes, 24 de octubre de 2016

Una boda muy rockera

¡Hola fans de Backestage!

Espero que hayáis pasado un fin de semana estupendo, el mío ha sido de lo más intenso y ha venido acompañado de una boda de lo más curiosa. La primera boda rockera a la que asisto en la que los novios se han prometido amor eterno enfundados en unos jeans, un chaleco de cuero y unas Convers, todo al más puro estilo libre.


Los invitados han asistido un poco sin saber muy bien qué ponerse pero agradeciendo no tener que meterse en trajes costosos y poco cómodos. Yo quise acercarme al estilo rockero y añadí un elemento único, la chupa negra. 

El vestido es de concepto romántico de la marca Smile, marca disponible en Glüss Murcia.


Me inspiré en el tejido del cuero para adecuarme a la situación y no ir ni demasiado de boda ni demasiado poco arreglada. Los novios nos dejaron total libertad para vestirnos como quisiéramos a sabiendas que ellos irían de lo más cómodo en su propio estilo. Yo no pude resistirme a sacar mi vestido favorito del armario y acompañarlo con mi chupa de cuero rockera. Me encanta la verdad y creo que es todo un acierto con la intensidad del negro que acompaña. 



Para los complementos lo he tenido algo más difícil porque quería encontrar elementos casual para el día a día. Así que me decidí por un clutch negro con flecos, unos pendientes de aro pequeño en plata, mi anillo de mariposa y unas sandalias en un tono nude. 

Si es que el amor se palpaba en el ambiente y yo tenía que llevarlo reflejado conmigo.


MAQUILLAJE

Para el maquillaje he apostado por unos labios intensos y enmarcar los ojos perfilándolos con un eyeliner en gel ayudándome de un pincel para que sea aún más preciso. Deciros que yo no suelo usar nada de maquillaje, sólo aplico mi corrector de Essence para disimular las ojeras y difumino muy bien ayudándome del dedo y de una brocha pequeña. A continuación ya me pongo el eyeliner con el pincel y la máscara de pestañas para hacer el ojo más grande. Para terminar aplico mis polvos de Terracota para marcar los pómulos. Como podéis leer mi ritual de belleza se escribe en medio párrafo la verdad, jeje.

Éstos son los productos que necesito: 
El primer paso después de habernos lavado bien la cara no es otro que aplicar una crema que no deje residuos y acaricie tu piel, preparándola para aplicar el maquillaje. Crema transparente anti-imperfecciones Baby skin de Maybelline New York. 
Después de vuestra base de maquillaje (yo no uso) podéis aplicar el corrector difuminándolo con la yema de los dedos, así actuará como iluminador. Con este corrector de Essence no hay manchita que no se vaya y es de lo más económico, creedme. 

Polvos de terracota Maderas en tono trigueño para dar un poco de tono a las mejillas o dar un tono de color a nuestra piel. En mi caso, lo aplico para marcar un poco los pómulos, ya que quiero algo muy natural.  
Mi estilo no sería nada sin el eye liner. Me gusta finito y al estilo pin up porque me parece de lo más femenino y atractivo. Con este tono de negro intenso de Maybelline New York la línea queda estupenda y lo mejor de todo es que dura todo el día. 
Para una mirada intensa unas pestañas marcadas son el compañero ideal. He utilizado esta máscara de pestañas de Essence. 

El "rouge à lévres" es un must have en mi día a día. Me encantan los colores fuertes que marcan los labios, así lograrás captar la atención a ellos. Éste es mi rojo favorito de la colección de Kate Moss para Rimmel London, el toque final perfecto. 




Espero que os haya gustado y que podáis haber visto que no hay un estilo definido para una boda, sino que la inspiración la marca la personalidad de cada uno. Yo me quedé encantada con esta boda ya que he podido vivir un momento nuevo. Os espero en el próximo post de Backestage, hasta entonces ¡haced moda!